Si nos apuran, podemos decir que el storytelling es el arte de contar historias. Sin embargo, una definición tan apretada impide comprender la enorme capacidad de sintonía con el usuario que esta estrategia de marketing entraña. Detrás de la construcción del relato de una marca en clave storytelling está la intención de cautivar al público y instalarse en su memoria, de manera que no caben historias desangeladas y sin rumbo, no digamos expresamente publicitarias. Antes al contrario: la historia debe partir de una idea (un concepto) que siente las bases del mensaje que se quiere promover (superación de las adversidades, esmerada atención, inspiración, compañerismo, valentía, por ejemplo) y asimismo dé con el modo más eficaz de llevarlo a cabo (discurso, formato, medios de difusión). En otras palabras, preparar las condiciones de lo que se quiere contar para que surta el efecto deseado.

¿Cómo usar la técnica storytelling para impulsar tu pequeño negocio? Te apuntamos algunas ideas que te serán de utilidad:

– Descubre los atributos de tu marca

La historia está en tus manos. Sacar adelante tu negocio ha representado compromiso, disciplina y mucha dedicación. Acaso la tuya sea una empresa de tradición familiar, cuyo reconocimiento es fruto del trabajo ininterrumpido y de la formación de varias generaciones. También puede que te especialices en un servicio o seas fabricante y vendedor pionero de una línea exclusiva de productos. O quizá te distinga la excelente atención a tu clientela o el haber logrado sobreponerte a numerosas dificultades. Extrae ese rasgo inspirador y único que define tu marca y que merece ser contado. Y no pierdas de vista tu objetivo: generar empatía y confianza en el seno de tus usuarios, tocar su fibra emocional mediante del relato que compongas, para así sacar ventaja frente a tus competidores.

– Identifica qué motiva a tu público meta

Una vez precisados los insumos de que dispones para armar tu historia, repasa la actitud de tus usuarios: qué les gusta, qué reconocen de tus soluciones, cuán vinculados están con tu marca. También su edad, hábitos de navegación y consumo de contenidos, en fin, señales que te conduzcan a establecer la forma más efectiva de hacer prender tu relato. Este paso es de suma importancia, pues como se trata de calar en la conciencia del destinatario, hay que decidir con criterio el tema, el ritmo narrativo, el tono, las formas discursivas, en definitiva, la estrategia propiciatoria de la conexión.

– Elige el formato ideal

Hacer un storytelling implica considerar todos los formatos. Puedes emplear audio, video (del que hablaremos más adelantes), imágenes o texto. Es frecuente toparse con la trayectoria de una marca narrada por su fundador o a partir del testimonio de un cliente o trabajador, acompañada de imágenes que la contextualicen y subrayen. En cualquier caso, lo que más importa es construir un hilo narrativo convincente y que se distinga de la competencia, susceptible, además, de ser reproducido en todas las plataformas (sitio web, redes sociales), lo cual estimula su multiplicación.

 -El video abarcador

Para los efectos de la promoción de una marca, contar historias a través del video quizá no tenga punto de comparación. Por una sencilla razón: reúne audio, imagen y la fuerza de las palabras. Desde hace ya tiempo, muchas compañías han recurrido a la producción audiovisual para posicionarse, y con el correr de los años han adecuado sus propuestas a nuevos códigos y discursos, haciendo hincapié en la representación de situaciones corrientes protagonizadas por individuos también corrientes, que no obstante dejan entrever valores tan elevados y apreciados como la amistad, la solidaridad o la perseverancia. De esta manera, cuentan un relato cercano, terrenal, sin acartonamientos, que apunta directo a las emociones y resulta particularmente motivador. Anotamos dos ejemplos que de algún modo ilustran lo dicho anteriormente: uno de Coca-Cola, muy prolífico en este tipo de productos, otro de IKEA, que explora la amistad y el principio de libertad.

Publicidad en video online incrementará 23%

Gracias al creciente consumo de contenidos audiovisuales (en redes sociales, websites, y desde cualquier dispositivo), usar el video para contar el relato de tu negocio es sin lugar a dudas la mejor opción, y no exige una inversión desmesurada ni nada por el estilo. Solo discernimiento para dar con el mensaje correcto y una buena dosis de creatividad y profesionalismo para realizarlo.

 

¿Tienes una historia qué contar? Anímate con el storytelling e instala tu marca en el corazón de tus clientes.