Adaptarse al consumo actual

Cuenta Miguel Galindo que un viernes normal podía vender hasta mil baguettes. Acompañados de un refresco o un jugo, los despachaba (y espera volver a hacerlo en breve) a 70 pesos a la hora de comer y “venía gente de toda la zona” [de Santa Fe, Ciudad de México] donde tiene desde hace 4 años un Food truck . El coronavirus le ha cerrado el negocio y le ha amargado la vida —“no sé qué va a pasar”, se lamenta—. Ante una situación que mantiene a cuatro de sus 10 empleados en su casa, Miguel ve cómo “se empieza a animar” el negocio por Internet y el envío de pedidos a domicilio por teléfono. Por el momento, no llega ni de lejos para cubrir los ingresos habituales, pero hoy por hoy es su única entrada de ganancias.

Como Miguel, muchos otros comerciantes de pequeños negocios han visto en Internet y la entrega a domicilio, que a lo mejor nunca se habían planteado hacer, una excelente opción para seguir vendiendo en esta época de crisis. El caso de Miguel es como el de muchos otros. Su food truck abría de nueve de la mañana a nueve de la noche, pero estos días, sin apenas gente que se acerque por allí, cierra a las tres de la tarde. Da gracias a que el negocio es de su propiedad y ofrece el envío a domicilio, que ya antes realizaban esporádicamente, para sobrevivir. Los envíos los hacen ellos mismos. En la segunda semana de cuarentena, el tema de los pedidos “se va animando, por el boca a boca y por WhatsApp”.

Usar los medios que tengas a la mano

También gracias al WhatsApp se ha salvado el negocio de Oscar. Él tiene en Ciudad de México una distribuidora de fruta y verdura que hasta hace nada solo vendía a bares y restaurantes. “Con el cierre de los bares, a mi hermana, que es abogada, se le ocurrió enviar el contacto a su grupo de abogados, al del colegio de los niños, etcétera”.  Resultado: tiene trabajando a sus 18 empleados y las tres camionetas, repartiendo”. El viernes entregó ocho pedidos en una comunidad de vecinos del Estado de México.

Seguramente, tu caso es similar al que tenían Miguel y Óscar en un inicio. Por más que lo piensas, te parece muy complicado usar Internet para levantar un poco tus ventas, pero déjame decirte que no. El primer paso para poder levantar un negocio en tiempos del coronavirus es crear tu sitio web para que puedas mostrar tus productos de manera profesional, en donde los usuarios están buscando ahora donde comprar, ¿quieres que te orientemos?