De acuerdo a datos aportados por el 13° Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México 2017, a cargo de la Asociación de Internet,  9 de cada 10 internautas se conectan a través de teléfonos inteligentes. Dicho informe también señala que 8 de esos 10 siguen empleando computadoras de escritorio. Y un dato relevante: la principal barrera de acceso a internet sigue siendo la velocidad de navegación, por encima, incluso, de las tarifas.

Los números antes comentados son prueba de que a la hora de elegir las imágenes para tu site debes tener muy en cuenta –entre otros aspectos que ya mencionaremos -cómo navega tu público.

De vuelta a la pregunta central: ¿cómo deben ser las imágenes de tu sitio web? Es un tópico hablar de la fuerza de las imágenes, de su poder de atracción, de la cultura visual, etc. Su importancia es un hecho indiscutible, y las publicaciones digitales no paran de incorporarlas y perfeccionarlas, gracias a que funcionan muy bien… Si son manejadas con habilidad.

Veamos a continuación los criterios esenciales a seguir para la escogencia y optimización de las imágenes de tu sitio web.

1.Al servicio de tu oferta

Las imágenes tienen el propósito de subrayar las cualidades de las soluciones que brindas. En otras palabras, ilustrar tu oferta, reforzar tu argumento, convencer y guiar al público. No pierdas de vista que tu web contiene imágenes de distinto signo (fotografías, botones, barras, logotipos, mapas, etc.), todas las cuales cumplen una función específica, luego es desfavorable que figuren sin razón aparente.

 2. Escogidas –o elaboradas- con calidad

Respecto a las fotografías, puedes optar por extraerlas de algún banco de imágenes (gratuito o pago) o producirlas por cuenta propia. Sea cual sea tu elección, o si conjugas ambas modalidades, cuida que estén encuadradas correctamente y bien iluminadas, provistas de resolución y tamaño suficientes para manipularlas y aligerarlas cuando haga falta. En cuanto a los demás gráficos (íconos, botones, entre otros), lo aconsejable es construirlos de conformidad con las particularidades visuales de tu site.

3. El formato adecuado

Decidir el formato dependerá de las características de las imágenes y de su uso. Si son fotos, en las que importan detalles y colores, el JPG es la mejor elección, pues aunque se trata de un formato de compresión con pérdida, conserva tonalidades y llega a ser bastante ligero. Caso de logos, dibujos o imágenes que incluyan texto, el PNG, aunque más pesado, es el indicado, ya que es más nítido y admite fondos transparentes, de manera que las formas en primer plano resaltan sin comprometer su calidad. Adicionalmente está el GIF, que, a diferencia de los mencionados anteriormente, produce animaciones muy livianas compuestas de colores simples y planos. Es utilísimo para señales que requieran movimiento. A fin de cuentas, lo habitual es la coincidencia de todos los formatos en el mismo sitio web, aprovechando las bondades que cada uno confiere.

4. Optimizadas para la web

 Al inicio de esta nota comentamos la trascendencia de conocer el comportamiento de navegación del usuario al momento de seleccionar las imágenes. ¿Para qué? Para facilitarle las cosas, y que consiga visualizar con rapidez (desde una computadora, teléfono o tablet) cuantas imágenes contenga tu website. Acelerar su descarga sin resentir la calidad es posible, siempre y cuando las adaptes para internet. Hay editores (Photoshop, Gimp, por ejemplo) a través de los cuales haces esta tarea. Una vez formateadas para la web, es preciso optimizarlas para efectos de SEO, es decir, para contribuir al posicionamiento de tu página en resultados de búsqueda. Además del tiempo de carga –que dependerá del tamaño del archivo-, los buscadores valoran que la imagen esté bien identificada. En ese sentido, el nombre de cada una tiene que hacer referencia al contexto en que se encuentra (imagen-optimizada-para-web.jpg si se trata de una foto que ilustra esta operación). Lo mismo aplica para el atributo Alt Text (texto alternativo), etiqueta en la que por fuerza debe figurar la palabra clave que le indique a Google el tema que describe la imagen.

La clave reside en alcanzar la efectividad de las imágenes, aprovechar al máximo su influencia evocadora. ¿Necesitas un profesional que te brinde ayuda con la producción y ubicación exacta de las imágenes de tu sitio web? Contáctanos, con gusto te atenderemos.