logotipo-ventasclick-01-01.svg

Personaliza tu marketing usando “personajes”.jpg¿Qué son los personajes? ¿Cómo pueden los personajes mejorar tus acciones de marketing? ¿Cómo crear un personaje? En este artículo despejaremos todas estas dudas y te diremos cómo personalizar tu marketing usando “personajes”.

Imagina que “Los Tacos de Carlos” es un restaurante popular mexicano que se encuentra muy cerca de un campus universitario. En su mayor parte, sus clientes son estudiantes de esa universidad.

Para atraer a estos estudiantes el dueño del negocio cuyo nombre es Carlos, crea una promoción para estudiantes, con descuentos en almuerzo para grupos de 5 ó más personas. Su idea es hacer una campaña publicitaria que realmente llame la atención entre sus jóvenes clientes.

Carlos tiene que conocer todavía mejor a sus clientes y entender qué es lo que les gusta y qué no para poder comunicarles mejor su propuesta. ¿Qué es lo más importante que Carlos debe saber? Para él será útil conocer los estilos personales de los estudiantes cuando se trata de comida y servicio.

¿Qué son los personajes?

Aunque puede parecer complicado, administrar una base de clientes con distintos tipos de público en su interior, el uso de personajes puede ayudar. Entonces podemos definir que los personajes son perfiles ficticios que representan a grupos de individuos con características similares dentro de un público objetivo más general. Cada personaje ayuda a definir las actitudes y preferencias de un grupo, y ver cómo un producto o servicio es o puede ser parte de sus vidas.

 ¿Cómo pueden los personajes mejorar tus acciones de marketing?

Los personajes ayudan a evitar generalizaciones que pueden resultar ineficaces. Y en cambio, permiten llegar a un público en un nivel más personal, entregando los mensajes, las ofertas y los productos correctos, en los momentos adecuados.

¿Cómo crear un personaje?

Naturalmente para poder crear personajes eficaces, lo primero es conocer a tu público objetivo. Tu investigación debe comenzar con una mirada amplia, para entrar luego a los detalles. En primer lugar, mira cómo está constituido tu público objetivo. Puedes usar caracterizaciones como “millennials masculinos” o “entusiastas de motociclistas” menores de 35 años. Carlos, por ejemplo, podría describir a su audiencia como estudiantes universitarios entre el final de la adolescencia y el comienzo de los 20´s.

Luego comienza a conocerlos mejor. Entrevístalos, realiza encuestas, incluso puedes organizar grupos de discusión, si tienes tiempo y los recursos necesarios. Procura obtener información acerca de sus actividades favoritas, sus aspiraciones profesionales y personales, busca saber qué los pone ansiosos, cómo son sus personalidades, sus actitudes hacia la vida y cuáles son las cosas sin las cuales no podrían vivir.

 También puedes preguntarles cómo es un día típico en sus vidas: qué hacen cuando se levantan por la mañana, cómo llegan al trabajo o la escuela, qué tipos de comida comen, a que hora llegan a casa, qué hacen en su tiempo libre, etc.

Finalmente averigua cómo están conectados con tu producto o servicio. ¿Cómo se sienten con respecto a lo que tienes para ofrecerles? ¿Y cómo les gustaría que se lo presentes?

Una vez que tengas toda esta información, busca patrones e ideas que te ayuden a desarrollar “personajes” específicos. Agrupa a quienes te dieron respuestas similares durante tus entrevistas encuestas y grupos focales, y luego crea perfiles de ficción que puedan representar a cada grupo. Es decir, crea personajes.

Por ejemplo: Carlos podría utilizar como personajes al ratón de biblioteca, para quien las buenas notas son lo más importante; el amante de la diversión, que odia las clases matutinas y al estudiante activista que quiere cambiar el mundo.

Para hacer a tus personajes más creíbles y reales, asigna a cada uno una foto y un nombre de pila. También busca alguna frase o testimonio que resuma lo que cada persona representa. A continuación, visualiza el camino que recorrerían tus personajes a medida que descubren, compran y usan tu producto o servicio. A esto le llamamos “mapeo del viaje”.

Tus mapas de viaje deben identificar todos los momentos o puntos de contacto en que las personas que investigaste interactuarían con tu marca.

Ejemplo: Alicia, es una estudiante seria.

 

"He trabajado duro para obtener mi beca. No voy a desperdiciar esta oportunidad".

 

Los puntos de contacto en el mapa de viaje de Alicia podrían ser:

 

  • Tiene hambre y decide buscar online comida a domicilio
  • Encuentra el sitio de Carlos
  • Ve el menú
  • Ordena
  • Espera para la comida
  • Paga a la persona que hace la entrega
  • Come la comida.

 

En cada uno de estos puntos Carlos debe planear cómo comunicar su propuesta de valor a Alicia y cómo hacer que su marca interactúe con ella. Esto incluye sus anuncios de búsqueda, su página de llegada (landing page), el menú de casa de comidas, etc.

 Así como lo hicimos con el ejemplo de Carlos, te invitamos a personalizar tu marketing usando personajes. Si comienzas desde ahora, en poco tiempo podrás ver resultados, que se resumirán en más ventas.

 

También te puede interesar: 

 

 

¡Te invitamos a suscribirte a nuestro blog!

Recibirás información con recomendaciones y tips que te ayudarán a emprender exitosamente en Internet.

Escribe tu correo electrónico