logotipo-ventasclick-01-01.svg

El_proceso_de_desarrollo_web_a_tu_alcance_VentasCllick.jpg

Tener un sitio ya no es un lujo, existen opciones y todo rango de precios para poner el proceso de desarrollo web a tu alcance.

La creación de un sitio web bien hecho lleva una metodología específica para que realmente funcione. Tanto tú, como directivo de una empresa como los profesionales que contrates para la realización del sitio, deben apegarse al proceso.

Como en cualquier proceso, existen ciertas etapas que deben de seguirse correctamente y, como responsable de tu empresa, debes conocerlas para tener una mejor comunicación con el profesional de diseño. A continuación, te mencionamos algunas de estas etapas.

La comunicación es la base del proceso, antes que cualquier cosa debes tener una junta con el diseñador para transmitirle todas tus ideas, dudas e inquietudes. Esta reunión también ayudará a negociar el presupuesto, las fechas de entrega, la forma de pago y dejar todo claro desde el inicio. Una opción es que se genere un brief o documento creativo en donde se especifique de manera puntual los objetivos del sitio web y el plazo en el que se deberá de entregar el trabajo concluido.

Una vez que toda esta importante información quede escrita y firmada por todos los involucrados, entonces se pactará una fecha para la entrega de pruebas. De esta manera podrás tener una idea concreta de cómo lucirá el sitio web y podrás proponer los cambios que creas pertinentes para la comunicación visual. Un punto que tienes que considerar es estar abierto a propuestas de parte del diseñador pues, aunque desees implementar algo novedoso o que hayas descubierto en algún sitio, tal vez no le acomode a tu empresa o tengas que desembolsar más dinero para poder implementarlo. 

Cuando todo se encuentre aprobado, entonces viene la parte del desarrollo web como tal, la implementación del sitio en el alojamiento pactado, las pruebas, los ajustes y, finalmente, el lanzamiento. Es probable que, en los primeros días, aún queden por ajustar pequeños detalles para el correcto funcionamiento del sitio, pero no debe tomar mucho tiempo. Recuerda que una de las responsabilidades de un diseñador es estar al pendiente de que todo funcione correctamente y brindarle mantenimiento al sitio, así que mantén una buena comunicación con él.

Por último, al menos una vez al mes deberás reunirte con el diseñador para saber si se han alcanzado los objetivos pactados y, de no ser así, buscar una estrategia para lograrlo.

¡Te invitamos a suscribirte a nuestro blog!

Recibirás información con recomendaciones y tips que te ayudarán a emprender exitosamente en Internet.

Escribe tu correo electrónico